Manuel Riera y las claves de éxito de la ganadería en Paraguay

Por: 
Julián Pérez Mujica
01 de Diciembre 2016
compartir
manuel riera paraguay
Manuel Riera estará como invitado en el 35o Congreso Nacional de Ganaderos. Foto: http://www.abc.com.py.
CONtexto ganadero habló con una de las personas que tiene mayor conocimiento del sector pecuario en Paraguay, miembro además de una de las familias con más tradición en un país que se ha consolidado como uno de los más importantes en esta cadena productiva.
 
Manuel Riera es abogado y actualmente vicepresidente de la Asociación Rural del Paraguay. Su amor por la ganadería y una familia dedicada al desarrollo del sector le han permitido conocer de cerca la evolución del que es hoy en día uno de los rubros más importantes dentro de la economía paraguaya.
 
Nos contó sobre los 3 ciclos de vacunación que hacen, el apoyo que prestan los grandes productores a los pequeños, la manera en la que se articulan las relaciones con el Estado e incluso sobre la presencia de actores armados que han tratado de  amedrentar a quienes trabajan en el ámbito rural. (Lea: Carne paraguaya fortalece su presencia y ya llega a más de 60 países)
 
CG: Cuéntenos un poco sobre usted y su rol actual
 
MR: Soy vicepresidente 1º de la Asociación Rural del Paraguay, vengo de una familia tradicional paraguaya, de ganaderos y abogados, que tiene más de 100 años dedicados a ambas actividades. Mi abuelo fue presidente del Colegio de Abogados del Paraguay y de la Asociación Rural del Paraguay; mi padre varias veces presidente de la Asociación Rural del Paraguay; y yo fui presidente del Colegio de Abogados del Paraguay y pretendo emular a mi abuelo y a mi padre en lo que al gremio ganadero se refiere.
 
Actualmente, en el ejercicio de la Vicepresidencia, más allá de lo que dice el estatuto, como no podía ser de otro modo, mi aporte a la Asociación está claramente vinculado a las cuestiones jurídicas, actividad que ejerzo hace más de 40 años. En un Estado de Derecho, con sus defectos, la cuestión jurídica es transversal a la vida de la sociedad, y el pensamiento jurídicamente estructurado contribuye, y mucho, diría, al “buen pensar”, permitiendo a la Asociación Rural del Paraguay tener en el seno de su administración un colaborador activo, involucrado y comprometido con los intereses del sector, que dedica su tiempo a ver los temas en su doble vertiente: gremial y jurídica.
 
Solo la limitación de tiempo, muchas veces, no nos permite hacer más, pero tengo para mí que hay mucho por dar a una Institución que está instalada en todo el país, que cuenta con buenísima gente, que está involucrada en todas las cuestiones económicas, sociales y políticas nacionales, donde hay lugar para todo aquél que desee hacer algo por su país, por la ganadería paraguaya y por el bienestar y felicidad de su familia.
 
Quiere que le diga algo finalmente; hay que estar, porque dejar de ser es inevitable, pero no haber sido es imperdonable.
 
CONtexto ganadero (CG): Paraguay sigue consolidándose como país exportador de carne, ¿cuál ha sido la clave en ese trabajo de abrir mercados? 
 
Manuel Riera (MR): No hay causas únicas, pero, si hubiera que citar algunas, me atrevería a señalar que entre ellas están: el serio compromiso de los productores con el trabajo y la excelencia, el acuerdo público-privado que consiguió, mantiene y defiende el estatus sanitario (libre de aftosa con vacunación), la calidad de la carne, obtenida en base a  un largo pero constante avance hacia la mejor genética pecuaria, haber comprendido qué consumen los mercados más exigentes en materia de carne bovina, el crecimiento del hato ganadero, conseguido mediante una enorme inversión en el campo, la calidad de las pasturas y el proceso de complementación con la agricultura, el cumplimiento de las reglas de sanidad animal exigidas por la OIE y la certificación constante de las mismas por los organismos internacionales y los servicios veterinarios oficiales de los países compradores. Como dije, no hay causa única, y podría seguir hilvanando muchas más. (Lea: Paraguay aumenta el ritmo de exportaciones cárnicas con destino a Rusia)
 
CG: ¿Qué tanto apoyo se le presta al productor desde el Estado
 
MR: Mire, nos incluimos entre aquellos que pensamos que cuanto menos Estado haya, mejor; como alguna vez alguien dijo: no pedimos que nos den una mano, pedimos que no saquen la mano de encima.
 
El productor agropecuario grande se vale por sí mismo, sin ayuda del Estado, y colabora a los productores menores. Sin embargo, no podemos dejar de reconocer un régimen impositivo con una carga tributaria razonable, y –como dije– el acuerdo público-privado celebrado entre la Asociación Rural del Paraguay, en su condición de institución representativa del Sector de la Producción Pecuaria, y el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal, SENACSA, que permite vacunar 3 veces el hato ganadero cada año, mediante un sistema de colaboración recíproca, donde los productores soportan el costo y, en parte, los grandes se ocupan de que los pequeños no queden fuera del sistema.
 
Principalmente en el Chaco Paraguayo, y en muchas otras regiones del país, los productores asumimos los costos de construcción y mantenimiento de caminos, de extensión de líneas eléctricas, de asistencia y cuidado de la salud del personal y –muchas veces– de sus familias, del desarrollo de nuevas tecnologías y de la misma investigación en la materia, sin desconocer que los productores asisten a la comunidad local en el marco de la responsabilidad social de la empresa, por lo general, en aquellos aspectos de ausencia elocuente del Estado.
 
CG: ¿Cómo funciona la relación entre el gremio ganadero y el Gobierno?
 
MR: Salvo con el Gobierno de Fernando Lugo, donde los modelos de país del Gobierno y de los productores no se conciliaban, en general, las relaciones con el Sector Público son fluidas, propias de una relación Estado/ciudadanos, donde el primero siempre quiere más y el segundo dar menos. (Lea: Corea del Sur debuta como país importador de carne bovina paraguaya)
 
Las puertas están abiertas, el diálogo es constante, y el “tira y afloja” funciona, considerando que la ganadería paraguaya tiene aproximadamente 14 millones de cabezas, hay 153 mil 084 productores, el 58,22 % de elloss tiene menos de 20 cabezas y el 29,48 % entre 21/100, la cadena de la carne participa en el 12,1 % del PIB nacional, genera empleos directos para el 11,3 % del PEA, ingresa al país ± USD1.300 anuales, exporta 389 mil toneladas de carne y produce para el mercado interno 232 mil toneladas (39 k/año/per capita), produciendo alimentos para 80 millones de personas, paga impuestos y mantiene un sistema de producción ecológicamente sustentable, en armonía con el medio ambiente, el Gobierno no puede ignorarnos.
 
CG: ¿Cómo es el estatus sanitario de su país en este momento?
 
MR: Como dije, gozamos de un estatus sanitario “libre de aftosa con vacunación”, que lo tienen varios países de la región, gozamos de un alto índice de cobertura sanitaria, que garantiza la inmunidad del hato, permitiendo a las auditorías internacionales, que todos los años visitan el país, reconocer la fiabilidad del sistema.
 
CG: ¿Cuáles son las principales dificultades en las que vienen trabajando?
 
MR: Si hubiera que elegir una, tal vez sobre todo por su impacto social y económico, ésta sería la inseguridad en el campo. Desde grupos guerrilleros en la zona Norte del país, conflictos sociales en ciertas áreas agrícola-ganaderas, hasta el dichoso tema de las tierras ancestrales y los pueblos originarios, como “negocio” de ONG internacionales, que viven de estos menesteres.
 
No debemos ignorar la actitud siempre criticable de ciertos sectores políticos que pretenden la conquista del poder por vía de la lucha de clases, que alimentan este tipo de conflictos, reales o creados, parapetados en ideologías trasnochadas, que les sirven de soporte; de la que no se excluyen tampoco algunos sectores de la Iglesia Católica adheridos a la Teología de la Liberación. Ahí hay de todo, pero, sobre todo, oportunistas y pescadores en río revuelto.
 
No creo equivocarme si digo que en un país con 406 mil 752 km2 y casi 7 millonesde habitantes, no debiéramos tener estos problemas, porque hay trabajo y tierras para todos aquellos que quieran trabajar; el llamado “problema de la tierra”, como la historia enseña, desde tiempos de los hermanos Graco en Roma, es una excusa para ganar espacios políticos. (Lea: Buscan posicionar a Paraguay como quinto exportador de carne mundial)
 
CG: ¿Es cierto que de un tiempo para acá están sufriendo por la presencia de más actores armados?  
 
MR: Empezamos a tener conciencia de la existencia de una guerrilla incipiente, primero urbana, hoy rural, aunque no descartamos que pretenda volver a las ciudades, en el año 2005.
Hoy por hoy, está instalada en el Norte, con deseos de extenderse, con 4 personas secuestras actualmente, y 60 muertos reivindicados.
 
Entendemos que la misma responde a un plan político debidamente orquestado a nivel nacional e internacional, con una pequeña pero efectiva ala armada, un ala política instalada en el Parlamento Nacional y otros ámbitos regionales, y un ala social de campesinos radicalizados que otorga apoyo logístico, en mayor o menor medida.
 
Creemos que este tipo de “presencia” y su subsistencia deben atribuirse, en alguna medida, a la ausencia del Estado durante muchos años en ciertas zonas del país, al narcotráfico, a la corrupción de parte del sector público y de parte del sector privado, que actúa en complicidad, y tal vez a ese descreimiento generalizado que nos conviene cuando creemos que a nosotros no nos ocurrirá o hasta aquí no va llegar. (Lea: Paraguay triplicará exportación de carne a Taiwán a partir de 2017)
 
CG: ¿Qué tiene para aprender la ganadería colombiana de la paraguaya y viceversa?
 
MR: Sería difícil decirles a ustedes qué tienen que aprender, creo que todos tenemos que aprender de todos, que todos tenemos luces y sombras, éxitos y fracasos, pero si algo podemos decir que ayuda: es la “unión” del gremio.
 
Es sabido aquél viejo aforismo romano: divide e impera; que sigue tan vigente. No sin esfuerzo, en base a una estructura jurídica, sabiamente aprendida, comprendimos que el todo es mayor que las partes, porque la sinergia que ello produce fortalece la posición del Sector en la defensa de sus derechos.
 
Cuando nuestros mayores concibieron nuestra Asociación, y durante toda su vida, alguien leyó y sigue leyendo Los Papeles Federalistas, donde James Madison, John Jay y Alexander Hamilton defendieron el concepto de la “Unión” frente al de la “Confederación”, haciendo de la EE.UU. la nación más poderosa del mundo. Ese modelo tomamos en la Asociación Rural del Paraguay para funcionar y, en mi opinión, es uno de los secretos del éxito.
 
Así, pues, si algo pudiera sugerir, sin temor a equivocarme, es que apuesten a la “unión” del gremio, que producirá el éxito en el sector. Lo demás viene por añadidura.