Bananeros y platanicultores están mal, temen estar peor

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Julio 2014
compartir
Producción plátano
El primero de agosto se reunirá la cadena productora de Antioquia para tomar una decisión sobre el panorama. Foto: Cortesía.
En Urabá, la revaluación no permite que haya inversión, por ende la producción disminuye y el salario de los trabajadores también. A eso se suma un vendaval que afectó, hasta el momento, 5.000 hectáreas entre ambos cultivos.
 
En 2013 el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, destacó la labor que el Gobierno realizó en pro del mejoramiento de la volatilidad de dólar. Para sectores como el floricultor, el panorama no ha mejorado y ya hay preocupación. Para los productores de banano y plátano el tema ya es crítico.
 
El constante cambio en el precio del dólar al interior del país no ha permitido que los productores de plátano y banano hayan hecho  las inversiones necesarias para mantener la calidad de los cultivos de ambos productos, esto conlleva a que la producción disminuya, las enfermedades y plagas hagan presencia en las siembras, se reduzcan las exportaciones y el salario de los trabajadores tienda a la baja. (Lea: ‘Dólar Cárdenas’ deja desamparado al sector floricultor)
 
CONtexto ganadero realizó la denuncia de la falta de pago del salario de 11 semanas a los productores de plátano en el Urabá antioqueño. Una semana después, según Ladyslao González, presidente de Uplatur, la situación es la misma: trabajadores desanimados y con sueldos atrasados y empresarios reclamando que sin dinero no hay forma de invertir y mucho menos de hacer pagos.
 
“Según las cifras que tenemos, y los reportes de los trabajadores, las empresas comercializadoras les están adeudando a los productores de plátano unos USD$2 millones y hasta el momento no ha habido ninguna respuesta. El panorama sigue igual”, indicó González.
 
A la falta de dinero su suman problemas de índole climático
 
Como si los problemas por la falta de pagos y todo lo que eso conlleva fueran poco, el clima también parece haberse puesto en contra de los intereses del sector platanicultor. Un vendaval en esta misma zona del país arrasó con 4.000 hectáreas de banano y 1.000 de plátano. (Lea: La masacre de las bananeras en Colombia, ¿segunda parte?)
 
“La primera impresión del vendaval es que es un desastre total porque las plantas de banano no son de tallo leñoso. En un principio se habló de la pérdida de 6.000 hectáreas, los análisis preliminares indican que eso corresponde a un poco más de 10 millones de matas. Sin embargo, el último reporte que tenemos es de 4.000 hectáreas, para 7 millones 700 mil matas, es decir, 154 mil toneladas de banano, que pueden representar una pérdida de ingresos para el segundo semestre que corresponde a USD$49 millones”, dijo en diálogo con este medio Luis Alberto Sanín, gerente de Agrochigüiro.
 
Según González, a diferencia del sector platanicultor, los bananeros sí cuentan con un seguro contra desastres, lo que deberá aliviar en algo las pérdidas que dejó el fenómeno climático.
 
Por su parte, Guillermo Rivera, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria, Sintrainagro, dijo que en este momento hay una comisión del Gobierno nacional que está recogiendo la información de las pérdidas y daños, y así brindar una solución. “Esperamos que esta semana la Administración tome una decisión sobre cómo va a ayudar con esta problemática, que también se convierte en algo social”, dijo.
 
El Gobierno se ha comprometido, pero no ha materializado sus promesas
 
El presidente de Uplatur y el gerente de Agrochigüiro coinciden una semana después del vendaval en afirmar que no han visto cambios. Ambos temen lo peor, especialmente dentro de 2 meses cuando inicien las cosechas. (Lea: Platanicultores llevan 11 semanas sin saber qué es recibir su pago)
 
“Ellos se han visto afectados por tener una producción baja porque ganan por cada caja comercializada, entonces sus ingresos se golpeados en la medida en la que no se vendan (...) El dólar no ha afectado los ingresos de los trabajadores, pero sí el de los productores y si ellos no tienen ingresos, no invierten en la finca y no hay productividad y ahí sí se vería afectado el trabajador. El Gobierno se ha comprometido, pero sus promesas no las ha materializado”, agregó Luis Alberto Sanín.
 
En ese sentido, González indicó que el próximo primero de agosto se tiene prevista una reunión con la cadena productora de Antioquia, con el fin de hacer un análisis de la situación y tomar una decisión definitiva. No se descarta un paro.