¿Quién vigila los expendios de carne en Valledupar?

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Enero 2017
compartir
Valledupar, famas de valledupar, carnicerías valledupar, ganadería el cesar, Ganaderos del Cesar, consumo de carne en el cesar, calle 44 valledupar, carnicerías la 44 valledupar, Hernán Araújo Castro, Fondo Ganadero del Cesar, CONtexto ganadero, ganadería colombia
El aspecto de los expendios ubicados sobre la Calle 44 denota la ausencia de higiena y vigilancia. Foto: CONtexto ganadero.
En cercanías al aeropuerto Alfonso López Pumarejo, hay una serie de famas que venden el cárnico sin que se garantice la cadena de frío, la inocuidad o la higiene que un establecimiento en el que se comercializan alimentos requiere. El tema genera preocupación entre los valduparenses.
 
Este diario ha dejado en evidencia cómo se vende carne en varias ciudades del país sin que haya controles sanitarios estrictos. Bogotá, Medellín, Barranquilla o Riohacha han sido algunas de las capitales en donde CONtexto ganadero pudo constatar el pésimo manejo que se le da en las carnicerías informales a la proteína roja o al pescado. 
 
Eso mismo pudo corroborarse en Valledupar. En la denominada ‘Capital mundial del Vallenato’, hay una zona cercana al aeropuerto de la ciudad en la que se comercializa el producto con mínimas condiciones de higiene. Las canales son exhibidas al aire libre, no hay neveras en las que se almacene el producto y se garantice su cadena o de frío, a eso se le suma la presencia indiscriminada de moscas y demás insectos por cuenta de los olores fuertes que allí se perciben. (Lea: Venta de carne informal en Barranquilla preocupa al sector)
 
Algunos valduparenses se acercan hasta ese lugar de la ciudad en búsqueda de cárnico a más bajo precio en comparación de la proteína que se consigue en almacenes de cadena y expendios que cumplen con toda las normas de salubridad. Sin embargo, no consideran el riesgo que puede ser para su salud ingerir un alimento contaminado por mala manipulación.
 
Leonor Mendoza, una habitante de la capital del Cesar, aseveró que las condiciones del lugar no son las más apropiadas para que allí se comercialice carne, toda vez que hay malos olores, proliferan las moscas y el producto carece de un manejo que garantice su calidad. (Lea: Mercado de Riohacha carece de vigilancia para productos cárnicos)
 
“Es preocupante que en Valledupar se venda la proteína en ese tipo de recintos. Eso da posibilidades a que los consumidores pongan en peligro su salud”, indicó.
 
Nulas condiciones de salubridad se ven en los expendios de la Calle 44 de Valledupar. Foto: CONtexto ganadero.
 
Por su parte, Hernán Araujo Castro, presidente del Fondo Ganadero del Cesar, indicó que esa problemática ha sido denunciada en repetidas ocasiones ante las autoridades de salud del municipio de Valledupar, pues no se explican cómo un lugar en el que inicialmente solo se podían vender vísceras de ganado ahora comercializa toda clase de cortes provenientes de los bovinos.
 
Añadió que lo más preocupante es el origen de la proteína que allí se comercializa, pues inicialmente los restos de los ejemplares provenían de la planta de Coolesar que es categoría A, pero ahora se desconoce su procedencia por lo que podría ser producto del sacrificio clandestino o incluso del contrabando. (Crónica: La Sevillana, carne de todo tipo sin estándares de calidad)
 
Escuche las declaraciones del dirigente regional.
 
“Cuando se construyó la planta hace 20 años, se estimó un consumo de 50 animales diarios para Valledupar. Hoy esa cifra apenas ha crecido en 5 bovinos, pero la población se duplicó por lo que no se sabe de dónde viene el resto de la carne que llega a la capital”, lamentó.
 
Este diario quiso conocer la opinión de Claudia Zuleta, secretaria de Salud de Valledupar, ante la situación que día a día se hace más crítica, pero la funcionaria no respondió las llamadas de CONtexto ganadero