Contrabando de ganado desde Venezuela siguió vigente en 2016

Por: 
CONtexo ganadero
05 de Enero 2017
compartir
contrabando de carne desde Venezuela, Contrabando de animales en pie desde Venezuela, falta de control de las autoridades, consumo de carne de contrabando en cúcuta, contrabando en la guajira, Contrabando en Arauca, fluctuaciones del precio por cabeza, sector ganadero de Norte de Santander, preocupación por el contrabando desde Venezuela, CONtexto ganadero.
Los ganaderos ubicados en las zonas fronterizas denuncian diariamente el ingreso de animales y carne proveniente de Venezuela. Foto: correodelorinoco.gob.ve.
En Colombia, el contrabando de ganado desde Venezuela sigue siendo uno de los principales dolores de cabeza de los productores, posicionándose además como uno de los delitos que más perjudica a quienes se dedican de manera formal a la ganadería.
 
Los ganaderos ubicados en las zonas fronterizas denuncian diariamente el ingreso de animales y carne proveniente de Venezuela, situación que pone en riesgo no solo el estatus sanitario, sino la salud de miles de colombianos que habitan en el cordón limítrofe.
 
A pesar de las constantes denuncias de los miembros del sector en lo que va corrido del año,  los avances para ponerle freno parecen no ser suficientes, por ende esta actividad continúa lacerando los intereses de quienes se dedican a la ganadería. (Lea: Contrabando de bovinos lacera la economía del sector ganadero)
 
La entrada ilegal de bovinos a través de las fronteras no es una problemática reciente. Los miles de kilómetros que unen a departamentos como Norte de Santander, La Guajira, y Arauca con Venezuela han sido aprovechados durante muchos años por quienes se dedican al contrabando de animales en pie y carne en canal.
 
La situación es complicada en Norte de Santander
 
Miembros del sector ganadero de Cúcuta han expresado su preocupación con respecto a la intermitencia de las campañas e iniciativas que promueven las autoridades, las cuales dan algunos resultados al inicio, pero que al fin y al cabo no logran controlar definitivamente esta problemática
 
Andrés Hoyos Arenas, presidente del Comité de Ganaderos de Norte de Santander, aseveró que su conclusión a la luz de los resultados históricos y recientes, es que el contrabando, sobre todo el de ganado en pie y de carne en canal, "no lo controla nadie".
El dirigente departamental sostuvo que las autoridades hacen campañas de control esporádicas que tienen efecto máximo una semana, luego aflojan e inmediatamente el contrabando se restablece. (Lea: Así se mueve el ‘cartel de la carne’ entre Colombia y Venezuela)
 
De acuerdo con información de las autoridades locales, más los datos suministrados por el gremio departamental, al área metropolitana de Cúcuta estarían ingresando diariamente cerca de 200 reses de contrabando.
 
La preocupación ha aumentado en el sector porque el contrabando no solo se está dando por las trochas sino también por los pasos peatonales habilitados en los puentes internacionales.
 
Miembros del sector aseguran que desde el momento que se abrieron los pasos peatonales, los precios de la carne en Cúcuta han bajado entre $500 y $800 por kilo de animal en pie debido a una nueva modalidad de contrabando que se está presentando: el menudeo.
 
Se presume que ciertos venezolanos estarían ingresando carne en canal en maletas, algunos traen entre 2 y 3 kilos.
 
En La Guajira denunciaron la complicidad de autoridades  
 
Esta región está siendo golpeada por muchas problemáticas, no solo de índole climático y por la falta de inversión, sino la corrupción del algunos líderes y autoridades. Las fuentes consultadas por este medio aseguraron que a raíz de esta última es que la desviación de recursos, la falta de agua, e incluso el contrabando, son el pan de cada día. (Lea: Así ingresa el ganado venezolano de contrabando)
 
Un reconocido líder del sector ganadero de La Guajira, que prefirió reservar su identidad, señaló que a pesar de los controles de las autoridades, el contrabando de ganado desde Venezuela no se acaba y por el contrario persiste.
 
Algunas de las zonas por donde entra el ganado de forma ilegal son: la Serranía del Perijá, Majayura, La Punta de los Remedios, Barrancas, Fonseca, Maicao, entre otros
 
 "Todo esto pasa con el conocimiento de las autoridades locales (Policía, Dian, entre otros) porque no entendemos como si en todas las entradas de Maicao hay puestos de control esos animales llegan a los mercados e incluso a los mataderos, cuando supuestamente en ellos hay un funcionario del Invima. Aquí todos se hacen los de la vista gorda", aseveró un ganadero de la región. 
 
Los productores de La Guajira denuncian que el nivel de corrupción que hay en la región es muy grande, pues presumen que las personas que se dedican a esta actividad le pasan dinero a las autoridades y a los administradores de los mataderos y ellos siguen con su negocio. (Lea: Situación en la frontera con Venezuela preocupa al sector ganadero)
 
En Arauca la situación es similar
 
Un líder de uno de los gremios ganaderos de Arauca, denunció que el ingreso de semovientes de forma ilegal a través de trochas y ríos que conectan el país vecino con los municipios araucanos fronterizos es constante
 
Señaló que debido a que en la región no hay un frigorífico autorizado para sacrificar animales, cuya carne tenga como destino Bogotá, lo que hacen los contrabandistas es faenar los animales en fincas cercanas a la frontera y luego transportan la carne hacia la capital
 
"Nosotros vemos como pasan los camiones repletos con carne en canal de ganado que fue traído desde Venezuela y que va para el centro del país y no pasa nada. Antes llevaban el ganado en pie, pero era más difícil por la documentación, ahora lo llevan en canal", reveló. 
 
El líder gremial aseveró que esta problemática los está afectando gravemente porque el precio del ganado en pie y de levante local está muy barato debido a que los semovientes que traen de contrabando desde Venezuela los venden muy económicos. (Lea: Municipios fronterizos de Arauca, inundados de carne de contrabando)
 
La entrada de contrabando de animales genera repercusiones para los ganaderos, quienes comercializan carne e incluso para los potenciales consumidores que desconocen el origen del producto que adquieren.
 
Diferentes miembros del sector productivo coinciden en la importancia que se le debe prestar a una problemática que resiste el paso del tiempo, que pone en riesgo el estatus sanitario del país y retrasa su crecimiento económico.