Importancia de los almidones en la nutrición bovina

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Enero 2017
compartir
almidones en la nutrición bovina, alimentación bovina, nutrición bovina, Suplementación Bovina, manejo animal, CONtexto ganadero
A medida que el contenido de almidón aumenta en la dieta y, por ende el contenido de fibra baja en ella, el consumo de materia seca será mayor. Foto: Revista Papa.
El incremento del potencial productivo en la ganadería ha llevado a expertos en nutrición a elaborar raciones altamente concentradas, en las que el almidón se presenta como un componente energético esencial.
 
La nutrición animal no solo sugiere dar de comer a los rumiantes. La selección de pastos y una correcta suplementación son de vital importancia a la hora de brindar una alimentación balanceada a los bovinos.
 
Algunos productos y subproductos agroindustriales tienen un gran potencial para ser utilizados como una alternativa o estrategia de alimentación para los bovinos, aunque todo depende del contenido nutricional que cada uno tenga. (Lea: La papa, alternativa de suplemento alimenticio para el ganado)
 
El almidón se encuentra principalmente en semillas de cereales como el maíz y el trigo, pero también en algunas raíces y tubérculos. Productos como la papa, la harina de yuca, la harina de arroz, el germen de maíz, entre otros cuentan con un buen porcentaje de este compuesto nutricional.
 
Álvaro Martín Macías, médico veterinario, experto en nutrición animal y director nacional de ganadería de la empresa Solla explicó que los almidones son fuerte de energía y son azúcares de fácil absorción a nivel del rumen y del intestino del bovino.
 
"Los almidones son un buen aporte nutricional para el ganado especialmente si la dieta tiene un nivel de proteína alto y se requiere balancear", sostuvo.  (Lea: Motosa de algodón, suplemento para ganado en épocas críticas)
 
De acuerdo con el experto, se puede realizar una suplementación con almidón mediante la utilización de subproductos de cosecha o agroindustriales como la papa, la harina de yuca, el maíz, el trigo, el sorgo, entre otros.
 
Expertos explican que la papa cruda no es muy apetecida para el paladar animal y además posee un efecto laxativo, por lo tanto, su inclusión en la dieta para el bovino debe llevarse a cabo de manera gradual.
 
Para hacer un mejor aprovechamiento del almidón, este debe ser cocido o vaporizado. La papa es un recurso que por su tamaño puede atorarse en la garganta del animal, razón por la cual debe ser picada o macerada antes de ser suministrada.
 
Hugo Rodolfo Jiménez, biólogo e investigador PhD de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, explicó que en la medida que los subproductos agroindustriales no tengan algún compuesto tóxico, se puede contemplar la idea de utilizarlos para suplementar al ganado. (Lea: Sobrantes de restaurantes se transforman en comida para ganado)
 
Jiménez considera que la harina de arroz y el germen de maíz proveen muchos almidones que son una fuente de energía importante y de rápida fermentación. 
 
A medida que el contenido de almidón aumenta en la dieta y, por ende el contenido de fibra baja en ella, el consumo de materia seca será mayor. No obstante, se debe tener en cuenta un límite máximo de almidón que permita mantener un rumen saludable. (Lea: Crean nuevo suplemento para ganadería sostenible)