Conocer los sentidos de los bovinos puede aumentar la productividad

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Junio 2014
compartir
bienestar animal
Los ganaderos deben conocer el funcionamiento de los sentidos de los bovinos para comprender su comportamiento. Foto: CONtexto Ganadero.
Los ganaderos deben tener en cuenta el olfato, la visión y el oído de los bovinos a la hora de interactuar con ellos y como una estrategia clave para aumentar la productividad.
 
Los sentidos de los bovinos fue uno de los temas que se trataron durante una capacitación dirigida a productores y administradores de fincas en Duitama, gracias a la gestión de la Federación de Ganaderos de Boyacá, Fabegán, y la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán.
 
La charla del 6 de junio pasado, a la que asistieron más de 30 personas, giró en torno al Bienestar Animal, informó Julio Ernesto Dallos Báez, profesional de gestión de proyectos estratégicos de Fedegán.
 
Alimentación, sanidad, espacios en finca, enfermedades y un sacrificio más humano fueron los componentes de la capacitación. (Lea: Bienestar animal, clave para lograr la rentabilidad en la ganadería)
 
Rosa Viviana Carvajal, gestora de información de Fedegán en Duitama, señaló que se dieron ejemplos sobre el adeducado manejo de establos, el confort que disfrutan los semovientes bajo la sombra de un árbol, la importancia de que tengan disponibilidad de agua todo el día y ofrecerles comida de calidad.
 
En algún momento de la charla salieron a relucir la vista, el olfato y el oído de los bovinos, según cuenta Carvajal, que desconocía, al igual que varios productores, la influencia que tienen los sentidos en el comportamiento de los ejemplares y en la disminución o aumento de su productividad.
 
El campo visual del ojo humano es de más de 170 grados y se pueden percibir objetos en diferentes direcciones. Por el contrario, los ojos de los bovinos no pueden ver ni el 50% de lo que visualizan las personas y no perciben elementos por encima de la línea de la cabeza y por eso están obligados a mover la cabeza para ubicarlos.
 
“Cuando las vacas salen del potrero demoran porque su visión no es igual a la nuestra. Ellos deben bajar y subir la cabeza para saber que tienen a su alrededor. Pasa mucho que las patean para que salgan más rápido y no pueden. Si visión es limitada”, señaló Carvajal al apuntar que estas pautas deben ser las que sigan productores y mayordomos para dar un trato adecuado a los rumiantes. 
 
Según la gestora de Fedegán, los bovinos utilizan su olftato para reconocer el grupo al que pertenecen y a la vaca líder del equipo.
 
Sobre el oído dijo que algunos animales están acostumbrados a vivir en fincas con ruido o música que pone el mayordomo, por gusto propio. Si esos rumiantes cambian de espacio, su comportamiento variará y vivirá episodios de estrés hasta que se adapte al nuevo sitio, con todo y sus sonidos. 
 
Justino Vargas, ganadero de Duitama, asistió a la capacitación sobre Bienestar Animal y confesó que creía que todo lo hecho en su finca estaba bien, hasta que se encontró con el experto que dio la charla y entonces comprendió que debía prestar más atención a los sentidos de sus animales(Lea: Calidad de carne, directamente proporcional con con calidad de vida animal)
 
“La charla fue muy buena y dinámica. No sabía muchas cosas de los sentidos de los animales. Aprendí mucho y sé que queda más por aprender”, enfatizó Vargas.
 
La gestora de Fedegán en Duitama añadió que las charlas se ofrecen para enseñar a los ganaderos de la región sobre las estrategias de fortalecimiento del negocio productivo de leche, desde la implementación del Bienestar Animal.