Precios de insumos agropecuarios estuvieron por las nubes en 2016

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Diciembre 2016
compartir
Costo insumos Colombia, precios de insumos agropecuarios Colombia, alto costo insumos, escasez de materias primas, altos precios de derivados de petróleo, altos precios fertilizantes, altos precios concentrados, paro camionero Colombia 2016, ganaderos afectados por altos costos de insumos, Gobierno indiferente ante altos costos de insumos, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
Productores lamentaron los costos tan altos de los insumos agropecuarios en el país. Foto: www.sofoval.com / vacadirect.com.
Productores de todo el país manifiestan que la actividad pecuaria ya no resulta rentable por cuenta de los elevados costos de concentrados y fertilizantes, a factores como la escasez de materias primas y a la depreciación del peso frente al dólar.
 
Los ganaderos del país siguen empeñados en continuar en su labor, a pesar de la falta de atención del Ejecutivo y de los permanentes golpes que este le ha asestado al sector. Hoy en día muchos están preocupados por los altos precios de los insumos, sobre todo los que se dedican a la lechería especializada.
 
Este año, la economía de los ganaderos estaba lacerada por el impacto del fenómeno de El Niño. El panorama era desolador, pues el verano intenso llevaba meses e incluso años secando pastos y fuentes de agua y los suplementos también escaseaban. (Lea: Ganaderos inician 2016 con precios de insumos por las nubes)
 
Por eso, los productores tuvieron que adquirir suplementos y concentrados para alimentar a sus animales, así como fertilizantes, herbicidas y plaguicidas para tratar de recuperar sus suelos acabados por la falta de agua.
 
En 2015, el alza de los precios se produjo en 6 ocasiones por motivo de la devaluación de la moneda nacional. En 2016, los precios de algunos concentrados, fertilizantes y suplementos aumentaron entre un 50 y 70 %.
 
Estos incrementos correspondieron al aumento del dólar y la devaluación del peso, que comenzó en 2015 en $2.392 y concluyó cercano a los $3.000. Este año, registró un máximo histórico de $3.434 en febrero y descendió por debajo de los $2.850 en mayo para volver a ubicarse por encima de los $3.100 hacia el final del año.
 
Como lo han manifestado los productores, el precio del dólar incide tanto en la evaluación de sus costos por una gran falla y es que la gran mayoría de materias primas que se emplean para elaborar concentrados ya no se producen en Colombia. (Lea: ¿Cómo ser un ganadero competitivo ante altos precios de insumos?)
 
Cuando el ganadero debe recurrir a otras alternativas de alimentación distintas al pasto, deben comprar concentrados. Hugo Algarra, director técnico comercial del Comité de Ganaderos del Área 5, explicó qué deben hacer los propietarios de ganado si quieren ofrecer trigo o cebada, cuyos nutrientes también son beneficiosos para el ganado.
 
“Los subproductos de trigo vienen incluidos en los concentrados, porque en realidad la disponibilidad que hay para el ganadero del común es muy baja. Esos productos del trigo o cebada casi no se consiguen en el mercado nacional”, sostuvo.
 
Mientras que expertos en nutrición bovina de Argentina, México o Perú recomiendan suministrar subproductos de este tipo a las vacas por su alto contenido nutricional y su bajo costo, en Colombia son escasos o incluso inexistentes los predios que emplean este tipo de alimentos.
 
El elevado precio de los insumos afecta sobre todo los dueños de lecherías especializadas, que invierten grandes cantidades de dinero en adquirir concentrados para sostener la altísima producción en sus fincas. El lácteo sin embargo no sube de precio de manera proporcional.
 
Los costos de los insumos no suben al mismo ritmo o no corresponden con el alza del precio que se paga por el litro de leche”, señaló Javier Londoño, ganadero de Quindío. (Lea: Ganaderos lamentan indiferencia del Gobierno ante costos de insumos)
 
Londoño destacó que mientras que el precio de la leche de la leche aumentó un 10 % en su predio, los concentrados han subido entre un 18 % y un 20 %, por lo cual las bonificaciones que recibe casi no compensan el gasto.
 
Ante esta desventaja, los productores tuvieron que reducir gastos sacrificando productividad. Así lo confirmó Oscar Builes, administrador de la empresa agropecuaria San Sebastián, que se dedica también a la cría de cerdos, que demandan aún mayores cantidades de concentrados.
 
Nosotros tuvimos una caída en la producción del 15 %. Ante un costo tan alto de los concentrados, tenemos que recortar la suplementación de las vacas y eso obviamente nos afecta el nivel de rendimiento”, indicó.
 
El precio de la gasolina también incide en el costo de los insumos, pero el Gobierno se ha negado a bajarle al combustible y por el contrario, sigue sumándole cada vez que puede.
 
Jaime Arturo Arboleda, ganadero de Yarumal, Antioquia, criticó que los fertilizantes no hayan bajado de precio al mismo ritmo del petróleo, a pesar de que son derivados de este recurso.
 
Los abonos químicos están caros y eso que provienen del petróleo, que sí está barato. Uno no entiende por qué están tan caros, lo mismo que la gasolina. En 2 años el petróleo bajó 50 % y los fertilizantes sí bajaron, pero apenas un 10 %”, precisó.
 
El ganadero rechazó que el Gobierno no haya rebajado el precio de la gasolina ni haya controlado el precio de los fertilizantes aun cuando el precio del barril bajó el año pasado. (Lea: Piden a MinAgricultura regular alza de precios de insumos agropecuarios)
 
“Las empresas le dicen a uno que los abonos estuvieron caros cuando el barril estaba a USD100 y ahora que ha bajado, no lo ponen a cómo debe estar. En cambio, cuando el petróleo sube, ahí sí le incrementan el precio cada mes”, remató.
 
Otros tuvieron que apelar a la venta de sus animales o la transhumancia, como Luis Alfredo Gil, ganadero en Tocancipá. Él trasladó parte de sus vacas a Gachancipá, donde halló una mejor oferta forrajera. 
 
“Está muy crítica la situación. Estamos que entregamos la toalla. Los concentrados están caros, y no solo eso, ha tocado vender vacas flacas por las que no dan nada, pero eso es mejor que verlas morir”, apuntó Gil a principios de este año.
 
Los ganaderos han expresado en varias oportunidades que el Gobierno debería implementar medidas para frenar el incremento de los insumos, como la eliminación de aranceles a estos productos o impulsar los cultivos de trigo, cebada y otros granos en el país.
 
En 2014, el recién posesionado ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia, aseguró que iban a estudiar un paquete de medidas para reducir el costo de los insumos agrícolas, pero pasados 2 años, los ganaderos no han sentido ningún tipo de alivio y sienten luchar contra la corriente para producir los alimentos que los colombianos consumimos a diario.