¿Por qué la indiferencia de MinAgricultura frente al precio de la leche?

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Noviembre 2016
compartir
precio de la leche Colombia, precio de la leche Colombia industria, ministr agricultura precio de la leche Colombia, precio de la leche Colombia fedegán, precio de la leche Colombia lafaurie, cifras precio de la leche Colombia, contexto ganadero
El MinAgricultura solo presta atención al precio de la leche cuando actualiza la fórmula. Foto: CONtexto ganadero.
La única que nunca pierde es la industria, recoge lo que quiere, cuando quiere, en el momento que mejor le convenga, paga al precio que decida, no tiene quién la vigile, determina la calidad de lo que ofrece, el valor al que vende y todo sin que desde el MinAgricultura se tomen medidas eficientes.
 
Muchos productores consideran que el Ministerio de Agricultura solo le presta atención al precio de la leche en el momento que se debe actualizar la fórmula, sin tener en cuenta que en muchos casos la industria no lo respeta.
 
Aunque el tema es frecuente, durante los últimos días CONtexto ganadero publicó una serie de artículos relacionados con las disminuciones de precio que la industria ha venido haciendo a quienes se dedican a la producción de leche en diferentes departamentos de nuestro país. (Lea: Industria manipula bonificaciones voluntarias para bajar precio de leche)
 
Los ganaderos consultados explicaron la situación y criticaron la manera de proceder de un sector al que acusa de manejar los precios a su antojo y, de paso, lamentaron la actitud de indiferencia del Ministerio de Agricultura frente a tema tan importante, señalándolo incluso de velar con mayor vehemencia por los intereses de los primeros.
 
Ganaderos de regiones como el Valle del Cauca, Ubaté, Filandia, Antioquia y Cundinamarca coinciden en denunciar que las empresas suelen aprovechar los diferentes rubros que se encuentran en la colilla de pago para hacer ajustes de acuerdo a lo que más les conviene.
 
De ese manera, cuando Colombia se encontraba inmersa en uno de los veranos más intensos y prolongados de los que tenga memoria, las empresas reconocieron un valor distinto al que se encuentran pagando por estos días en los que lo que predomina son las lluvias.
 
También lo hacen cada vez que la diferencia cambiaria les favorece y les resulta más económico importar leche que comprar en el mercado local, aprovechando además los beneficios que tienen por cuenta de los Tratados de Libre Comercio. (Lea: Calidad de leche que vende industria es menor a la entregada: ganaderos)
 
A las grandes empresas del país no le importa que las importaciones desmedidas perjudiquen de manera directa al productor, a quien si le va bien le pagan menos por la leche, pero que en muchas ocasiones ve como ni siquiera le recogen el producto, lo que lo obliga a venderlo en el mercado informal e incluso a tener que regalarlo.
 
Otras de las razones esgrimidas para bajar el precio al productor son una menor calidad del producto, resultados de muestras en los que apoyan sus decisiones, el final de la temporada escolar, las vacaciones de mitad de año, acumulación de inventarios, el estado de las vías y la imposibilidad de llegar a los predios, entre otras.
 
La única que nunca pierde es la industria, recoge lo que quiere, cuando quiere, en el momento que mejor le convenga, paga al precio que decida, no tiene quién la vigile, determina la calidad de lo que ofrece, el valor al que vende; finalmente, sabe que nada pasa frente a su actuación.
 
Al Ministerio de Agricultura se le han hecho varias propuestas encaminadas a garantizar mejores condiciones para quienes intervienen en la cadena, pero al final ninguna ha logrado materializarse, lo que refleja un panorama en el que la constante es la misma que hace años: productores quebrados o trabajando a pérdida y empresas cada vez más grandes que cobran lo que quieren al consumidor final. (Lea: Afirman que industria baja pago de leche para pagar nómina de diciembre)
 
Algunos miembros del sector afirman que desde la cartera solo se le presta algo de atención al tema cuando se acerca la fecha de actualizar la resolución de pago que se expide manera anual, una norma que al final pierde validez toda vez que, según señalan, al final se maneja a su antojo por parte de los encargados de los pagos quincenales al ganadero.
 
Entre quienes conforman este eslabón productivo se teme que con la llegada de los últimos días del año la situación tienda a empeorar, pues se suman factores como la temporada decembrina, las lluvias que caen en gran parte del país, las necesidad de flujo de las empresas y un Gobierno concentrado en temas de paz; la industria, por su parte, sigue tan tranquila como siempre elevando sus márgenes de utilidad.