2016 terminó sin medidas para favorecer a los productores lácteos

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Enero 2017
compartir
productores lácteos Colombia, productores lácteos Colombia fedegán, productores lácteos Colombia noticias, productores lácteos Colombia lafaurie, CONtexto ganadero
La situación del sector lechero en Colombia es delicada. Foto: www.edicionrural.com / www.informevip.com.ar.
Basta con llamar a cualquier región del país para evidenciar que cada día son más los ganaderos que han desistido de seguir dedicados a la producción láctea. Muchos lo han hecho por los abusos de la industria y otros aburridos por la escasa rentabilidad.
 
Disminuye poco a poco pero de manera constante el número de personas que se dedican a la ganadería, especialmente a la extracción de leche. La situación del sector es delicada y a pesar de las advertencias y solicitudes de ayuda, el Gobierno brilla por su ausencia e indiferencia.
 
La queja más recurrente, pero no la única, es por los abusos del sector industrial con respecto al pago de la leche. De nada vale la actualización que en marzo se hace de la fórmula con la que se calcula el valor que se debe cancelar, los ganaderos aseguran que se les baja y sube según las necesidades de las empresas y eso sin que el precio baje nunca para el consumidor. (Lea: Indiferencia de Gobierno e industria frena desarrollo de productores)
 
Para evitarlo se han propuesto medidas como los contratos de proveeduría, auditorías a los pagos, sanciones para quienes incumplan lo estipulado por el Ministerio de Agricultura, todas ellas ignoradas por el Estado.
 
El clima y sus afectaciones
 
Otra de las preocupaciones que se han vuelto recurrentes entre los productores es el cambio climático, que causó estragos en varios departamentos en este 2016. (Lea: ¿Por qué la indiferencia de MinAgricultura frente al precio de la leche?)
 
El verano que inició en 2015 se prolongó durante varios meses del año, hubo lugares en los que los ríos llegaron a secarse completamente, miles de animales murieron, otros tantos tuvieron que ser desplazados a otros lugares, se perdieron enormes extensiones de tierras y pastos y todo ello ante la mirada cómplice del Gobierno.
 
Como respuesta ante los reiterados llamados de ayuda que desde todos los rincones del país se le hicieran, el Ministerio de Agricultura decidió repartir alimento subsidiado, el cual en la mayoría de los casos resultó escaso, de mala calidad en algunos otros y no llegó a muchos lugares.
 
Los altos precios de los insumos
 
Un sondeo rápido entre varios productores es suficiente para constatar que nada se hizo en este sentido durante 2016, a pesar de ser una de las preocupaciones más frecuentes y sobre la que se viene advirtiendo sus consecuencias desde hace ya bastante tiempo.
 
La devaluación del peso colombiano fue más notoria que en muchos años, lo que encareció todos los productos que se requieren para dedicarse a la labor pecuaria y frente a los cuales a pesar de hacer anuncios nunca se materializó por parte del ministro Aurelio Iragorri alguna medida que permitiera o bien aminorarlos o regular a quienes los comercializan. (Lea: 5 importantes anuncios de Aurelio Iragorri que en solo eso se quedaron)
 
Este tema, al que se suman los intermediarios, los delitos sin control, la falta de capacitación y la deslegitimación del gremio cúpula de la ganadería en el país son solo algunos de los hechos que generan que muchos opten por otra alternativa productiva.