Resistencia

Por: 
Carlos Ordosgoitia
08 de Septiembre 2016
compartir
Los colombianos tenemos la tarea de ponerle el pecho a la historia. En el país de la democracia más duradera de Latinoamérica, los colombianos no podemos ser inferiores al desafío que nos impone el destino y a pesar del camino fácil que propone el engaño, optar por el camino difícil que ofrece la verdad.
Los colombianos tenemos la tarea de ponerle el pecho a la historia. En el país de la democracia más duradera de Latinoamérica, los colombianos no podemos ser inferiores al desafío que nos impone el destino y a pesar del camino fácil que propone el engaño, optar por el camino difícil que ofrece la verdad.
 
No sabemos si hay algo que nos ayude a no vivir la horrible noche. La mentira es tal, que muchos no saben qué van a votar. No es por la Paz, la misma Corte Constitucional lo ha dicho; no disminuye la violencia, los criminales no reparan a sus víctimas, los terroristas no encaran la justicia. Todo lo contrario, la justicia se acomoda al terrorismo, los colombianos pagamos por las Farc, la rebelión limpia los dineros del narcotráfico y quienes pusieron la cara por Colombia serán sometidos al escrutinio promovido por los bandidos.
 
No nos equivoquemos, eso es lo que va a suceder si aceptamos los términos del pacto tripartita entre Santos, la mermelada corrupta y las Farc. Por eso quienes los defienden dicen que es mejor no leer los acuerdos; por eso no defienden un artículo sino que distraen con la paloma de la paz; por eso hacen trampa en la pregunta y por eso tienen miedo. ¿Por qué han cambiado las reglas de juego? ¿Por qué, en medio de una de las mayores crisis fiscales que ha enfrentado el país, entregan miles de millones para la campaña del Sí, en lugar de solucionar el hambre de nuestros niños? ¿Por qué si es una paz verdadera es necesario el concurso de la politiquería y la corrupción que son las verdaderas fuentes de la violencia? ¿Por qué no se hicieron las reformas sociales que ahora quieren tramitar con las Farc en ‘El Congresito‘? ¿Por qué van a reformar la justicia con las Farc y no con los colombianos de a pie?
 
Este plebiscito tendencioso, con pregunta subjetiva e ilegal, quiere acabar con lo poco que le queda a los colombianos que es nuestra libertad y nuestra verdadera capacidad de decidir acerca del futuro. Lo digo con toda la convicción de mi mente y de mi espíritu: Por el camino que señala Santos, vamos a quedar hipotecados a las Farc, secuestrados por una justicia hecha por ellos y víctimas nuevamente del terrorismo. Si tienen dudas lean.
 
La historia nos plantea la batalla por la democracia. Saldremos a la calle a defenderla con coraje, con los argumentos que ellos no tienen. El 2 de octubre le diremos NO a la derrota de la democracia, NO a un Estado que claudica ante el terrorismo, NO a que los corruptos definan nuestra historia y NO a que las Farc triunfen en La Habana cuando fueron derrotadas en Colombia.
 
La resistencia es una fuerza que se opone al sometimiento de los pricipios. El talante de nuestras convicciones no nos da alternativa diferente a hacerle frente a la impunidad, por eso en estos momentos de engaño y podredumbre pública me acuerdo de Churchill guiando a su país y aliados a no claudicar diciendo
 “¿cuál es nuestro objetivo?: victoria a toda costa, victoria a pesar del terror, victoria por lo largo y oscuro que sea el camino.”