Todo lo que usted debe saber sobre el pienso

12 de Diciembre 2016
compartir

Los piensos compuestos

La elaboración y el comercio de piensos en Europa está controlada de forma muy intensa, aunque alguna vez hayamos escuchado alguna noticia o algún comentario que pondrí­a en duda la calidad sanitaria o la integridad de los piensos.
 
Para despejar algunas dudas que pudieran existir, a continuación se explican qué son y cómo se producen los piensos. 
 
Un pienso (compuesto) “es un alimento para los animales”, constituido por una mezcla de materias primas (vegetales y/o animales y/o minerales) que son transformadas o no con el fin de lograr un alimento nutritivo y sano para los animales. 
 
La normativa europea define un pienso como “cualquier sustancia o producto, incluidos los aditivos, destinado a la alimentación por ví­a oral de los animales, tanto si ha sido transformado entera o parcialmente como si no”.

¿Qué tipos de piensos existen?

Existen 2 tipos de piensos: 
  • Completos: son una combinación de ingredientes que aportan al animal todos los nutrientes que necesita, y son los que se utilizan normalmente en la alimentación de aves, cerdos y en los animales de compañí­a. 
  • Complementarios: son aquellos que están formulados para combinarse con otras materias primas. Estos piensos se combinan con forrajes y son utilizados frecuentemente en la alimentación de caballos y animales rumiantes (vacas, ovejas, cabras…).
Por otra parte, para el tratamiento de animales con trastornos de salud, y únicamente en los casos estrictamente necesarios, los piensos pueden estar formulados para llevar algún tipo de medicamento. En este caso se utiliza el pienso exclusivamente como ví­a de suministro de la medicación. Su elaboración necesita autorización administrativa y su utilización debe estar prescrita por un veterinario. Este tipo de pienso se denomina pienso medicamentoso.

¿De qué estan hechos los piensos?

Las materias primas que forman un pienso son principalmente cereales, que representan alrededor del 50-60% de la composición final del pienso, principalmente maí­z, cebada y trigo. 
 
El siguiente ingrediente mayoritario son las materias primas proteaginosas y oleaginosas, principalmente soja, que representa alrededor del 14%. Los frutos o las semillas de las plantas proteaginosas y oleaginosas se caracterizan por su elevado contenido en proteí­na. Ademas se utilizan para extraer aceites (girasol, colza, etc.). 
 
A continuación, y ya de forma minoritaria, los piensos llevan una serie de ingredientes que le confieren el equilibrio necesario para que cumplan con los
requisitos nutricionales necesarios para mantener la salud y el bienestar de los animales como son: los minerales, las vitaminas, etc.

¿Cómo se elabora un pienso?

Inicialmente se diseña la fórmula magistral del pienso teniendo en cuenta las necesidades fisiológicas y el estado de los diferentes animales (gestación, lactación, parto, cebo, crecimiento). Respetando los valores nutricionales de las materias primas se hace una combinación de las mismas para obtener el resultado nutricional requerido.
 
A continuación se enumeran los procesos que se siguen para elaborar un pienso: 
  • Recepción y almacenamiento de materias primas: Las distintas materias primas que entran en fábrica lo hacen normalmente en camiones. En el momento de la descarga se realiza una comprobación visual para verificar el estado de las materias primas y se analiza la humedad, el contenido en proteí­na, etc. Asimismo, se toma una muestra representativa de cada camión para realizar un análisis para el control de la Seguridad Alimentaria (metales pesados, dioxinas, etc.) y se guarda una segunda muestra por si hubiera que volver a analizar un lote de materia prima. Las materias primas se almacenan en los silos y lugares acondicionados al efecto.
  • Molienda: Es el primer procesamiento que sufren las materias primas en la elaboración del pienso. Las materias primas se muelen a un tamaño de 2-10 mm mediante molinos y esto permite un mayor aprovechamiento de los nutrientes de las materias primas. 
  • Dosificación: En esta etapa se pesa cada materia prima que se incorpora a la mezcla para asegurar que estarán en las proporciones adecuadas. 
  • Mezcla: El proceso de mezcla es fundamental en la elaboración de piensos compuestos. Este proceso tiene como objeto homogeneizar el conjunto de materias primas que integrarán el pienso. A las materias primas molidas se le inyectan materias primas lí­quidas y se adicionan los minerales y las vitaminas. Los ingredientes se mezclan normalmente en una mezcladora durante 3-5 minutos. 
  • Granulación: Según la especie animal a la que va destinado el pienso, es necesario que este quede en forma de gránulos o pellets. Igualmente en algunas especies este proceso incrementa la digestibilidad del pienso. Para la granulación se utilizan procesos como la presión, la extrusión, etc., así como la inyección de vapor de agua. 
  • Almacenamiento del producto final y expedición: Una vez terminado el proceso de producción del pienso compuesto se almacena en silos o en sacos empaquetados sobre pallets. El pienso se comercializa ensacado o a granel. El pienso a granel se carga en camiones destino a la explotación ganadera.

¿Qué controles se hacen en los piensos?

La actual normativa europea equipara la seguridad de la alimentación animal a la seguridad de la alimentación humana, y establece principios y requisitos generales que deben garantizar la seguridad agroalimentaria en el ámbito europeo: 
 
Por otra parte, las fábricas de piensos, al igual que las industrias de alimentación humana, tienen la obligación de implantar un sistema de autocontrol, denominado Análisis de Peligros y Puntos de Control Crí­ticos (APPCC). Este sistema permite identificar posibles peligros que puedan darse durante la fabricación de piensos, estableciéndose medidas preventivas y correctoras para evitar estos peligros y asegurar que el pienso elaborado cumple con la legislación sobre seguridad alimentaria. En este sistema se controla la trazabilidad, la limpieza, el control de plagas, a los proveedores, se realizan análisis de los piensos, etc. La eficacia y aprobación del sistema es verificada por los Servicios del control oficial de la administración
 
Además en Euskadi, EPEA (Asociación de Fabricantes de Piensos del País Vasco), ha implantado un Plan de Control de Materias Primas y Proveedores, denominado APLIKA EPEA, para garantizar la salubridad de los piensos que comercializan sus asociados. En él se controlan aspectos como la presencia de dioxinas, micotoxinas, los aspectos fisico-quimicos y microbiológicos, etc.
  • Requisitos de seguridad: solamente se pueden comercializar alimentos para animales seguros; se consideran seguros los alimentos para animales que cumplen la normativa vigente. 
  • Requisitos de presentación: el etiquetado y la información no han de inducir a error. 
  • Requisitos de trazabilidad: debe poder rastrearse el origen y el destino de cualquier alimento para animales. 
  • Requisitos de responsabilidad: los Estados miembros han de mantener un sistema de controles oficiales para verificar que los operadores cumplen los requisitos europeos.