Los 10 mejores quesos iberoamericanos

08 de Noviembre 2016
compartir
Conforme la cocina iberoamericana se vuelve más importante a nivel mundial, la demanda de sus quesos auténticos aumenta junto con su popularidad. Aunque los derivados en América Latina tienen similitudes con sus raíces españolas y portuguesas, los diferentes climas, relieves y flora permiten la utilización y desarrollo de nuevas técnicas para hacer el producto. (Lea: ¿Cómo está el consumo de quesos en Colombia?)
 
Los sabores sorprendentes de los quesos latinos mezclan tradiciones europeas e indígenas, e incorporan recursos naturales típicos del continente como plantas y especias.
Los 3 estilos básicos de quesos iberoamericanos son los frescos, que comprenden la categoría más grande junto con los que no se derriten como el queso fresco, queso blanco, enchilado, para freír y el panela. 
 
La segunda más popular son los quesos que se derriten, que incluyen el queso Oaxaca y el queso quesadilla. Y por último, los quesos grandes, duros y desmenuzados comprenden la tercera categoría e incluyen al Cotija, queso seco, cincho y queso duro.    
 
1. Queso Blanco (México)    
 
Este es un queso catalogado como suave con un sabor blando y ácido y elaborado con leche que previamente ha sido cuajada. Algunas de las variaciones de este queso blanco incluyen a los llamados: Queso Palmita (Venezuela), Queso Prensado (Panamá), Queso Campesino (Colombia), Queso Criollo (Argentina) y Queso de Freír (República Dominicana). (Lea: Colombianos compran quesos de imitación muy caros)

2. Provoleta (Argentina)

 
Este queso con forma circular, variante del provolone de Italia, es queso de leche de vaca con una textura semidura elástica. Sin embargo, lo que hace al Provoleta tan único es la forma en la que es comido tradicionalmente en Argentina, a la parrilla.
 
3. Queso Oxaca (México)
 
Similar a la vista al mozzarella, este queso de color blanco, firme y suave con un sabor dulce a leche y ligeramente salado, normalmente es trenzado o se le da forma de una bola. Algunas de sus variaciones incluyen el Queso Crineja (Venezuela), Queso de Mano (Venezuela), Quesillo (Argentina) y Queso Pera (Colombia).
 
4. Requesón (Uruguay)
Este queso tiene un enorme parecido al ricotta de Italia. Este queso suave, cremoso y granulado está hecho de whey (suero lácteo). Su sabor fresco a leche se usa en ensaladas, condimentos y rellenos en comidas preparadas y postres.

5. Asadero (México)

 
Este es un queso suave de color semiblanco similar al provolone en su sabor ligeramente agrio y textura firme. Se rebana y derrite bien. Es usado en quesadillas y nachos así como en sándwiches. (Lea: 5 claves que lo ayudarán a preparar los mejores quesos)
 
6. Cotija (México)
 
El queso Cotija o queso añejo, es un queso similar en textura al feta griego, aunque se elabora con leche de vaca en lugar de leche de cabra. Las piezas de queso Cotija, que suelen ser de una talla considerable, es desmenuzado y sirve de aliño y salazón para muchos platos diferentes.

7. Enchilado (México)

Similar al Cotija añejado, este queso blanco seco y desmenuzable se distingue por su apariencia rojiza, resultado de una cubierta de chile rojo suave o pápikra que añade un sabor ligeramente picante. En guisos se suaviza pero no se derrite.
 
8. Menonita (México)
 
Este queso blanco suave y liso proviene de la comunidad menonita en Chihuahua. Es un queso con sabor casero y horneado, de pasta semidura, obtenida por coagulación enzimática, prensada, no cocida, tajable y madurada, hecho con leche pasteurizada de vaca, entera o estandarizada en grasa. Tiene la forma de un cilindro aplanado o, típicamente, de barras rectangulares.
 
9. Queso panela (México)
Este queso mexicano blanco de leche de vaca pasteurizada es similar al queso cottage o al paneer de la India. A menudo es cubierto de una pasta de ajo y chile. Es un queso con gran saber si se fríe, en quesadillas y en ensaladas. (Blog: El queso y sus usos en la cocina)

10. Queijo coalho (Brasil)

 
Este es un queso pasteurizado muy típico de la cocina brasileña de la región nordeste de Brasil. Se elabora con leche fermentada de vaca. Posee un sabor ligeramente salado y textura blanda. Suele considerarse como un aperitivo muy barato y popular en algunas playas de Brasil. Se comercializa en tiras rectangulares con sabor a orégano o ajo y suele comerse en los Kebab.
 

Texto original en el siguiente enlace.