Consejos aplicados para la inmovilización mecánica en bovinos

31 de Octubre 2016
compartir
Los problemas de la inmovilización, o aturdimiento, han sido las causas más comunes de acciones de ejecución del Servicio de Inocuidad e Inspección de Alimentos (FSIS, por sus siglas en inglés) relacionadas con el Acta de Sacrificio Humanitario de 1978 (7 U.S.C. §§ 1901), y las regulaciones que las garantizan (9 CFR 313).
 
En 2013 y 2014, aproximadamente 83 % de los avisos de suspensión y Avisos de Ejecución Previstos (NOIEs, por sus siglas en inglés) fueron emitidos como resultado de desviaciones relacionadas con la inmovilización de los animales.
 
La mayoría de las violaciones pueden ser prevenidas siempre y cuando exista el mantenimiento apropiado del equipo de inmovilización, entrenamiento a los empleados, y restricción del animal. El enfoque específico de este artículo técnico es la colocación apropiada de los dispositivos de inmovilización mecánica. 

Inmovilización del ganado bovino

Cuando se coloca una pistola de perno cautivo para la inmovilización de los animales, existen dos lugares que se pueden usar para una inmovilización efectiva.
 
El lugar más común es en el frente de la cabeza. Esta posición se puede localizar al dibujar una línea de la esquina exterior de cada ojo al cuerno opuesto del ganado. Entonces se puede colocar la pistola de perno cautivo perpendicularmente con el cráneo en donde las dos líneas se intersectan, y se jala el gatillo.
 
Es importante colocar el extremo de la pistola de perno cautivo muy firmemente sobre la cabeza del animal. Si en vez de una pistola de perno cautivo se usa un arma de fuego para inmovilizar animales, entonces el extremo del arma de fuego nunca debe colocarse firmemente sobre la cabeza del animal, porque se necesita espacio para que los gases liberados por el disparo escapen del extremo una vez que se detona el arma. (Lea: ¿Influye el método de sacrificio en la suavidad de la carne?)
 
Cuando se usa una pistola de perno cautivo en ganado lechero, especialmente Holsteins, asegúrese que el tiro se coloque ligeramente arriba de donde se intersectan las dos líneas (1”-1.5”). El ganado Holstein parece tener una cabeza más alargada comparada con otras razas de ganado bovino.
 
El otro lugar para inmovilizar ganado es colocar la pistola de perno cautivo detrás de la protrusión occipital en la parte posterior del cráneo. Cuando se localiza la posición para colocar la pistola de perno cautivo, se debe localizar el punto hundido detrás de la protrusión.
 
El perno cautivo deberá de colocarse con un ángulo hacia abajo de manera que esté apuntando justo en frente del ángulo de la mandíbula o de la base de la lengua, pero asegurándose de que la pistola de perno cautivo esté posicionada de manera que la ruta de acceso del perno sea directamente a través del centro del cerebro.
 
Un problema con la colocación de la pistola de perno cautivo detrás de la cabeza es que el disparo no causará tanto daño a la corteza cerebral. La corteza cerebral es la parte del cerebro que parece ser responsable por la conciencia y la percepción. (Lea: 5 claves para tener un toro con perfil de atleta sexual)
 
Otro posible problema con la colocación del perno cautivo es la posibilidad de solo dañar la médula; esto puede ocurrir si la pistola de perno cautivo no se coloca firmemente detrás de la protrusión occipital. Esto es un problema porque el animal todavía estaría consciente, mas su cuerpo estaría paralizado. Usted todavía podría detectar el reflejo corneal, el cual ocurre como resultado de tocar el ojo de un animal consciente.
 
Si el disparo fue colocado adecuadamente, se puede esperar ver algunos movimientos y patadas involuntarias y la ausencia del reflejo corneal. Se debe consultar con el inspector regulatorio de la entidad correspondiente antes de decidir implementar la inmovilización a través de la protrusión occipital. El muestreo par la Encefalopatía Espongiforme Bovina puede requerir que la inmovilización ocurra a través de la parte frontal de la cabeza.
 
Después de que se ha aplicado el perno cautivo a cualquiera de los dos posicionamientos discutidos, los reflejos corneales del animal deberán ser revisados. Esto se puede llevar a cabo al tocar los ojos del animal. Si los ojos se cierran por completo en respuesta al toque, se debe aplicar un segundo disparo. 
 
Por: Andrew J. Keller y Kurt D. Vogel
Laboratorio de Bienestar Animal
Universidad de Wisconsin – River Falls (Estados Unidos)